Институт развития технологий ТЭК (ИРТТЭК)
Зарубежные СМИ об Институте

Costa Rica: un paraíso tropical para la energía verde

Costa Rica: un paraíso tropical para la energía verde
01.07.2022

Costa Rica, con una población de unos 5 millones de personas, es conocida en todo el mundo como un verdadero paraíso tropical natural. Sin embargo, pocos saben que también es un verdadero paraíso de la energía verde.

Su singular situación geográfica y su preocupación por el medio ambiente han convertido a este pequeño pero poderoso país en un fenómeno energético. Ya desde 2015, los costarricenses se autoabastecen casi al 100% de energía hidráulica, geotérmica, solar y eólica.

La energía hidroeléctrica ocupa el primer lugar, con una media del 70-74% en los últimos años. Le siguen la energía geotérmica (13-15%) y la eólica (12,33%). Al final vienen la biomasa y la energía solar. Lo cual es algo extraño, dado que Costa Rica no es Groenlandia o Finlandia, y no tiene problemas con luz solar.

Además, 2015 fue un año histórico también porque este año, por primera vez en la historia, Costa Rica consiguió vivir con energía 100% renovable durante tres meses seguidos.

Las cifras son impresionantes. Según las autoridades locales, en 2015 Costa Rica se proveyó de un 98,99% de energía renovable, en 2016 de un 98,21%, en 2017 de un 99,67%, en 2018 de un 98,60%, en 2019 de un 99,15%, en 2020 de un 99,79%, mientras que alcanzó un 99,98% a partir del 14 de diciembre de 2021.

Todo empezó en la segunda mitad del siglo XX, cuando las autoridades costarricenses decidieron reducir la dependencia de los países productores de petróleo y preservar su increíble naturaleza.

Los expertos de la ONU, que visitaron el país en 1963 y 1964, señalaron el alto potencial de las laderas de los volcanes Miravalles y Rincón de la Vieja, en el norte del país, para una posible explotación energética. En 1974, el Instituto Costaricano de Electricidad (ICE) inició un estudio más detallado de la zona. Las perforaciones profundas comenzaron en 1978, cuando se descubrió un yacimiento de alta temperatura, y la exploración continuó hasta 1985

Finalmente, en 1994, se puso en marcha la central geotérmica Miravalles I en el campo geotérmico Alfredo Mainieri Protti, ubicado en Bagaches, Guanacaste.

En cuanto a la energía eólica, Costa Rica también está entre los líderes regionales. Con una capacidad instalada de 407,77 megavatios, Costa Rica se situó en 2019 entre los primeros países de América Latina en generación de energía eólica.

En 1996, Costa Rica fue el primer país de América Latina en utilizar el viento para generar electricidad. Desde entonces, junto con Brasil, México, Chile y Uruguay, se mantiene en el grupo de líderes en capacidad eólica instalada. En la década de 2007 a 2017, Costa Rica quintuplicó la producción de energía eólica, pasando de 70 megavatios a 382 megavatios. La generación local de energía eólica está controlada principalmente por productores privados. Son propietarios de 13 de los 17 parques eólicos del país.

En 2019, la pequeña Costa Rica se convirtió en el duodécimo país del mundo en cuanto a la contribución porcentual de la energía eólica al mix energético, según el estudio Renewables 2017-Global Status Report de la organización francesa REN21.

Finalmente, en 2012, Costa Rica inauguró su primera planta de energía solar. La primera planta de energía solar del país y de toda Centroamérica debía generar 1 gigavatio-hora (GWh) al año y se construyó con una inversión de 10 millones de dólares de Japón. Fue construido en la localidad de Bagazes, en la provincia noroccidental de Guanacaste, e inaugurado por la expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, y el presidente del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Teófilo de la Torre. “Gracias a este proyecto, evitaremos la emisión de más de 1.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año, lo que equivale a dejar de consumir 5.000 barriles de petróleo al año”, dijo alegremente el director del Parque Solar, Luis Rodolfo Ahun.

Las autoridades de Costa Rica siguen apostando por las energías renovables. Se ha anunciado que para 2030 al menos el 8% del transporte público del país tendrá cero emisiones. En cuanto a las infraestructuras y la construcción, para 2030 absolutamente todos los edificios nuevos se diseñarán y construirán con sistemas y tecnologías de bajas emisiones. El uso de madera, bambú y otros materiales ecológicos en los edificios también se incrementará en un 10% para 2025. Pero, en sentido figurado, el “retorno de la inversión” de los esfuerzos del país por alcanzar las cero emisiones ya es visible.


© 2018-2022 Все права защищены.