Институт развития технологий ТЭК (ИРТТЭК)
Зарубежные СМИ об Институте

El enfoque de Israel: camino hacia la autosuficiencia energética

El enfoque de Israel: camino hacia la autosuficiencia energética
02.08.2022

Uno de los rasgos distintivos del sector energético israelí es que el país sigue dependiendo en gran medida del carbón. En 2018, el carbón representaba alrededor del 30% de la generación de electricidad.

Israel también tiene dos refinerías en Haifa y Ashdod. En 2013, Oil Refineries puso en marcha una nueva unidad de hidrocraqueo en la refinería de Haifa con una capacidad de 25.000 bpd para producir gas de cocina, nafta, parafina y gasóleo de alta calidad. La inversión en el proyecto ascendía entonces a 670 millones de dólares.

En cuanto a las energías renovables, Israel desarrolló una nueva estrategia para su sector energético tras la conferencia de París de 2015 y decidió desarrollar una red eléctrica inteligente formada por redes locales fiables con control local de la producción y el consumo.

Israel es un país solar, por lo que la energía fotovoltaica se ha desarrollado a pasos agigantados. Está previsto que se convierta en unos años en la principal columna vertebral energética del país, a la par que el gas. EDF Renewables Israel es actualmente el líder indiscutible con una veintena de centrales eléctricas en funcionamiento o en construcción.

La situación política interna introduce sus propios ajustes. El sesenta por ciento del desierto israelí está cerrado a la instalación de plantas de energía solar debido a diversos tipos de restricciones, entre ellas la imposibilidad de garantizar la seguridad. Así que, en cierto sentido, no todo está tan “despejado”.

Mucho más importante para el país fue el descubrimiento de los gigantescos yacimientos de gas de Leviatán y Tamar.

Tamar se descubrió en 2009, a 90 kilómetros de la costa, y por sí solo bastaría para satisfacer las necesidades del país durante décadas. Inspirados por el descubrimiento, los israelíes siguieron explorando y descubrieron un yacimiento aún mayor, el Leviatán. La producción en Tamar comenzó en 2013 y en Leviatán en 2019.

“Realmente estamos entrando en una nueva era”, dijo con satisfacción el ministro de Energía, Silvan Shalom. Las autoridades dijeron que esperan ganar 96.000 millones de euros con sus descubrimientos en los próximos 25 años.

Gracias en gran medida a ellos, Israel ha dado un gran paso hacia la independencia energética en los últimos años, pasando de ser un importador neto de combustibles fósiles a ser un consumidor autosuficiente de gas, que actualmente proporciona el 65% de la generación de electricidad del país.

Los dos yacimientos de gas mencionados frente a la costa mediterránea contienen unos 690.000 millones de metros cúbicos de gas natural.

Turquía fue el primer país que expresó un serio interés por el gas natural israelí, a pesar de las tradicionales diferencias políticas. Quería convertirse en un conducto clave para el gas israelí hacia Europa. Pero un posible acuerdo entre los dos países requeriría la construcción de un complejo oleoducto que pasaría por aguas griegas, chipriotas y posiblemente libanesas, con las que Israel está en guerra. A finales de 2018, el proyecto de oleoducto turco se vino abajo y fue sustituido por un nuevo proyecto EastMed. Sin embargo, también quedó en suspenso, tras lo cual surgió un nuevo acuerdo entre Europa, Israel y Egipto.

El 15 de junio, la UE firmó un acuerdo con Israel y Egipto para suministrar gas natural al continente, en un deseo de reducir su dependencia energética de Rusia. El gas israelí se transportará a través de Egipto, donde se licuará antes de ser enviado a los países de la UE.

El gas de los dos yacimientos se transportará a través del gasoducto submarino EMG. La tubería submarina tiene 90 km de longitud y conecta el sistema de transmisión israelí cerca de Ashkelon con el sistema de transmisión egipcio cerca de El-Arish.

Como vemos, Israel utiliza su gas para reforzar las relaciones geoestratégicas con sus vecinos de la región y de Europa. Esto puede tener un impacto en el conflicto palestino-israelí también, no en beneficio de los palestinos. El gas puede convertirse en un serio argumento a favor de Israel en las relaciones internacionales.

Es muy probable que la creciente afluencia de capital a Israel y su mayor importancia estratégica, unidas al deseo de autonomía energética, puedan conducir a un nuevo equilibrio geopolítico en Oriente Medio.

© 2018-2022 Все права защищены.