Институт развития технологий ТЭК (ИРТТЭК)
Зарубежные СМИ об Институте

La reencarnación del carbón: cómo los europeos se han olvidado de la agenda verde

La reencarnación del carbón: cómo los europeos se han olvidado de la agenda verde
30.08.2022

La crisis energética de este año ha «sacudido» radicalmente el mercado energético europeo. Se llegó al punto de que los europeos tuvieron que hacer temporalmente la vista gorda a la agenda verde y aumentar repentinamente las importaciones de carbón en medio de la creciente preocupación por el suministro de energía. Rusia, que hace poco representaba cerca del 70% de todas las importaciones de carbón térmico a Europa, debía aprovechar esta circunstancia, pero desde mediados de agosto estos suministros han sido prohibidos por la UE. 

El Instituto de Desarrollo de Tecnologías del Complejo Energético y Combustible (IRTTEK) ha estudiado los cambios en los flujos de carbón hacia Europa. 

Desde el Acuerdo de París, los países europeos se han apresurado a deshacerse del carbón en un intento de cumplir la normativa sobre contaminación y los objetivos climáticos. Las centrales de carbón emiten 70 veces más dióxido de carbono que las centrales nucleares, algo que el Foro de París no podía dejar pasar.

En total, el 50% de las 324 centrales de carbón de Europa han cerrado y para 2030 se prevé el cierre de absolutamente todas las centrales eléctricas de carbón. 

Hay que reconocer que se ha producido un grave descenso de la producción de carbón en Europa incluso antes de París, desde 2012, incluso en países tradicionalmente dependientes del carbón como Grecia. 

Desde 2012, la producción de carbón en Europa ha disminuido considerablemente. Trece países europeos no utilizan carbón y otros once han decidido eliminarlo para 2030. Incluso en países dependientes del carbón, como Grecia, donde la proporción de lignito en el mix energético ha caído del 50% al 20% en cinco años. 

Sin embargo, con el inicio de la crisis de Ucrania y la posterior agitación del mercado energético, Europa se ha acordado del carbón y parece haber olvidado temporalmente sobre el clima. 

Varios países han anunciado planes para reactivar sus centrales de carbón, entre ellos Francia, Italia, Austria y los Países Bajos. Sin embargo, esto ha sido especialmente espectacular en el caso de Alemania, que es el único país industrializado que ha eliminado el carbón y la energía nuclear.

La vuelta al carbón ante la presión por los lazos demasiado fuertes con Moscú fue fulminante. Por ejemplo, la planta de Mehrum, en la Baja Sajonia, que estaba paralizada, recibió el permiso para funcionar en un tiempo récord. La central de carbón fue la primera en conectarse de nuevo a la red en Alemania. La instalación es propiedad de la empresa energética checa EGH. 

Sin embargo, no todas las centrales de carbón se encontraban en las condiciones adecuadas para ser reiniciadas tan rápidamente. La mitad de las 16 instalaciones alemanas no pueden volver a «entrar en acción» debido a su antigüedad, según informa EnBW en el sur de Alemania.

Y en algunos casos, los propietarios, como Uniper, se han opuesto a la medida y siguen cuestionando su eficacia. Los representantes de Uniper sólo han expresado con cautela su voluntad de poner en marcha la planta en la ciudad occidental de Marl, pero sólo en otoño. Tal vez el nivel del agua del Rin, por el que fluye un gran volumen de energía, suba. 

El regreso del carbón, por supuesto, no fue del agrado de los defensores de las energías limpias, aunque con reservas. El ministro de Economía alemán, Robert Habeko, uno de los líderes del Partido Verde, admitió que la medida era un mal necesario, aunque un duro golpe para los intentos del país de hacer frente a la crisis climática.

Otro país, Polonia, también ha empezado a prepararse con antelación para el invierno. El único problema es la disponibilidad de las cantidades necesarias del propio carbón. Según ING, «Polonia puede sustituir las centrales de gas por centrales de carbón, pero sólo si hay suficiente carbón». 

Las autoridades no se han hecho esperar y han ordenado a dos empresas estatales que compren 4,5 millones de toneladas de carbón antes de finales de octubre para abastecer a los hogares en una situación de escaso suministro. 

Francia también está a punto de volver a poner en marcha centrales de carbón ante el desbarajuste energético desde el estallido del conflicto ucraniano. El Ministerio de Energía ha propuesto volver a poner en marcha la central de Emile Huchet en Saint-Avolde «como medida de precaución, dada la situación en Ucrania». 

En 2019, Francia aprobó una normativa para que las centrales de carbón no puedan funcionar más de 700 horas al año. Sin embargo, a principios de 2022, esa cifra se elevó a 1.000 horas al año. 

El gobierno austriaco ha anunciado que reabrirá la central eléctrica de carbón de Mellach, que se encuentra en suspensión, debido a la escasez de energía provocada por la reducción del suministro de gas procedente de Rusia.

Los Países Bajos dijeron que activarían la fase de «alerta temprana» del plan de crisis energética y levantarían las restricciones a la producción de las centrales eléctricas de carbón. Todo ello como parte de la reducción de la dependencia de las fuentes de energía rusas. 

Esta vuelta masiva al carbón supondrá la emisión de 10 millones de toneladas adicionales de CO2 a la atmósfera en 2023, lo que supone un aumento del 43% en las importaciones de carbón de los 27 miembros de la UE y el Reino Unido. Pero, como se dice, pensemos en eso mañana. 

Los países europeos importaron 7,9 millones de toneladas de carbón de vapor en junio, según los datos marítimos basados en el seguimiento de los buques por parte del agente marítimo Braemar. Esta cifra duplica la de junio de 2021. 

Por supuesto, las compañías de carbón de todo el mundo reaccionaron inmediatamente al cambio de la situación y empezaron a traer carbón a Europa de forma intensiva. Colombia importó 1,2 millones de toneladas en junio, frente a las 287.000 toneladas de junio del año pasado. Las importaciones procedentes de EE.UU. aumentaron hasta alcanzar las 618.000 toneladas en junio, lo que supone un aumento del 27,9% en relación con el año anterior. Sudáfrica también cortó de raíz el envío de 854.000 toneladas. Indonesia se arremangó y también empezó a aumentar los envíos de carbón a Europa. Incluso los australianos enviaron un récord de 1,1 millones de toneladas a la UE, algo nunca visto en la historia. 

Sin embargo, las importaciones rusas a los países europeos ya han caído en junio a su nivel más bajo en 12 meses, con un descenso de 2,3 millones de toneladas, según Braemar. El carbón ruso se fue de Europa. Dadas las circunstancias, quizás para siempre.


Global Energy

© 2018-2022 Все права защищены.