Институт развития технологий ТЭК (ИРТТЭК)
Зарубежные СМИ об Институте

Los países productores ya no controlan el mercado del petróleo

Los países productores ya no controlan el mercado del petróleo
25.10.2020
petroleros de difícil acceso es más el resultado de la caída de la demanda y los precios del petró-leo, que del agotamiento de las reservas. A diferencia de las opiniones que el agotamiento de las reservas de tight oil de Estados Unidos podría provocar una crisis energética global.

Si es así, una señal de precio en el futuro podría reanudar rápidamente la producción en los cam-pos petroleros de difícil acceso en los Estados Unidos. Actualmente, la demanda mundial de pe-tróleo ha caído como resultado de la crisis del coronavirus, que ha afectado gravemente a la de-manda de transporte.

Además, hay una nueva tendencia en la mayoría de los países cuando los empleados trabajan a distancia. Con una menor demanda, la oferta de petróleo es más que adecuada, lo que provoca una caída de los precios en los mercados mundiales y reduce el volumen de la producción del pe-tróleo en medio de su escasez. En condiciones normales de mercado, es Estados Unidos, no el mercado mundial, el que dependen de la producción de tight oil estadounidense. Pero ahora que la demanda ha caído, la caída de la producción estadounidense no tiene consecuencias para el mercado estadounidense ni para los mercados mundiales. Al menos por el momento.

La política estadounidense siempre ha apoyado a la industria petrolera nacional y, como re-sultado, en los últimos años ha logrado una autosuficiencia mayor en el sector del petróleo y el gas.

Sin embargo, este año, Estados Unidos está confundido por el coronavirus y su impacto económi-co y social. En este escenario, y con las elecciones acercándose, los problemas a corto plazo en la industria petrolera de Estados Unidos no se encuentran entre las prioridades de la administración Trump. Por el momento, no existe un apoyo gubernamental efectivo para la industria del petró-leo y el gas, el carbón y otros segmentos de la industria energética estadounidense. Pero esto puede cambiar después de las elecciones, dependiendo del desarrollo de la industria y las condi-ciones del mercado.

Es probable que el sector petrolero de EE. UU. necesite el apoyo del gobierno después de las elec-ciones presidenciales. Pero no está claro si la administración Trump, en medio de la economía debilitada, podrá brindar este apoyo o si la administración Biden querrá brindarlo. Trump apoya al sector del petróleo y el gas. A su vez, Biden está muy centrado en el cambio climático y el re-greso al Acuerdo Climático de París, así como en las energías limpias y renovables en general. Por lo tanto, ambos escenarios no son lo suficientemente agradables para el sector petrolero es-tadounidense, que probablemente tendrá dificultades para aumentar la producción, especialmen-te a los precios actuales del petróleo.

Sin embargo, los mercados estadounidenses y mundiales aún no exigen un aumento en la produc-ción de petróleo con la oferta y el precio actuales. Supongo que este escenario puede continuar durante bastante tiempo.

Sin embargo, si hay una rápida recuperación económica mundial, posiblemente facilitada por Ru-sia y Asia, o algún tipo de choque geopolítico, los precios del petróleo podrían subir rápidamente y la industria petrolera estadounidense no estará bien preparada y no podrá reaccionar de inme-diato.

La demanda mundial de petróleo crecía muy lentamente incluso antes de la crisis mundial, solo alrededor del 1% anual, incluso antes de la crisis del coronavirus. El crecimiento muy lento de la demanda es una tendencia a largo plazo, pero ahora se ve interrumpida por una caída inesperada de la demanda del 10-20% este año en varias regiones del mundo. Incluso con una rápida recu-peración económica, la demanda mundial tendrá dificultades para volver a los 100 millones de barriles diarios del año pasado en el corto plazo. De hecho, es posible que esto nunca suceda en medio de las nuevas tendencias con el gas natural y las energías renovables.

El crecimiento de la demanda dependerá de la velocidad de la recuperación económica. Todavía no está claro cuál será esta velocidad. El deseo de la estabilidad debe ser suficiente para mantener plana la demanda de petróleo o disminuirla durante las próximas dos décadas. Por eso algunas de las compañías petroleras del mundo buscan diversificar sus fuentes de energía y energías limpias para seguir siendo atractivas para sus accionistas. Además, el crecimiento del sector de los ve-hículos eléctricos debería aumentar la demanda de gas que se utilizará para generar la energía.

Los países productores de petróleo ya no controlan este mercado. Por el contrario, son muy vul-nerables a las fluctuaciones de la demanda. En el futuro previsible, es probable que la oferta po-tencial de petróleo supere la demanda. De hecho, lo único que pueden hacer los países produc-tores es llenar los almacenes y adaptarse a las fluctuaciones del mercado. A diferencia de los años anteriores, los precios del petróleo no serán altos durante un largo período, a pesar de los esfuer-zos del grupo OPEP + por controlar la producción.

Revistaenergia
© 2018-2020 Все права защищены.