Институт развития технологий ТЭК (ИРТТЭК)
Зарубежные СМИ об Институте

Marruecos: La transición energética para un futuro feliz

Marruecos: La transición energética para un futuro feliz
12.10.2022

El siglo XXI ha traído una nueva era a Marruecos. De repente, el país comenzó a atraer la atención de empresas mundiales, que empezaron a invertir millones en el sector energético local.

¿Y qué pasó? Se trata de una nueva y ambiciosa política de transición energética y del compromiso del gobierno local con las energías renovables.

En el verano de 2022, las empresas energéticas israelíes Enlight Renewable Energy y NewMedEnergy firmaron un acuerdo de cooperación destinado a desarrollar nuevos proyectos energéticos. La cooperación resultó ser mutuamente beneficiosa y los israelíes decidieron consolidarla y desarrollarla.

Y este no es el único ejemplo. Marruecos se está convirtiendo en un destino de inversión muy popular para las empresas europeas y de otras regiones que invierten en energía verde local. Además, el norte de África es un corredor de tránsito que conecta muchas rutas.

Según el Ministerio de Energía de Marruecos, el consumo total de energía primaria del país ha aumentado en torno al 5% anual desde 2004. El sector energético de Marruecos depende actualmente en gran medida de la importación de hidrocarburos. El país importa alrededor del 90% de sus necesidades energéticas. Según la empresa estatal de energía ONEE, la mayor parte de la producción de electricidad de Marruecos procede del carbón (30-40%). Pero las autoridades locales están decididas a cambiar la situación y ya lo están haciendo.

Hoy la transición energética es una prioridad nacional para los marroquíes. La cuota de energías renovables, incluida la hidroeléctrica, ha pasado del 6% en 2000 al 19% en 2020.

¿Cuál es la estrategia energética nacional que ha dado un impulso tan fuerte al sector?

En primer lugar, se trata de mejorar la seguridad del suministro reduciendo la dependencia de las importaciones, así como de aumentar el uso de las energías renovables. El plan fue elaborado en 2009 y supuso un importante crecimiento tanto de la energía eólica como de la solar durante la siguiente década. Los planes parecían muy ambiciosos, especialmente para África, pero, para sorpresa de muchos, se llevaron a cabo. Todos estos esfuerzos pronto empezaron a dar sus frutos. En 2016, Marruecos ocupó el séptimo lugar del mundo en el Índice de Desempeño del Cambio Climático, siendo el único país no europeo entre los 20 primeros. Esto ha favorecido la imagen del país como destino de energía verde. Y hoy en día, las energías renovables representan casi dos quintas partes de la capacidad de generación eléctrica del país.

A mediados de la década de 2000, los dirigentes del país decidieron que apostar por la energía verde era muy prometedor y también importante en términos de seguridad energética, reduciendo la dependencia del combustible importado. Y así, para 2030, se espera que las energías renovables representen el 52% de la capacidad total instalada.

El gobierno marroquí pretende aumentar la seguridad del suministro energético reduciendo la dependencia de la energía importada, entre otras cosas aumentando el uso de fuentes renovables para la generación de energía.

Hace unos años en el desierto fue construido el complejo de Ouarzazate, la mayor planta de energía solar concentrada del mundo. La ubicación fue elegida gracias al rendimiento solar anual en esta zona que asciende a 2.635 kWh/m².

La capacidad total del complejo solar es de 580 MW. Esto es suficiente para suministrar electricidad a una gran ciudad. Y en marzo de 2020 Azelio instaló en el complejo solar el almacenamiento de energía renovable.

Las autoridades locales también intentan proteger el incipiente sector de las energías renovables de todas las maneras posibles, aislándolo de sus competidores fósiles. En 2014-2015, las autoridades marroquíes decidieron eliminar por completo las subvenciones a la gasolina, el fuel y el gasóleo. Se liberó un importante espacio fiscal para reorientar las inversiones en energías renovables.

Como vemos, Marruecos tiene un enorme potencial natural para la generación de energía solar, eólica e hidráulica. Pero los marroquíes no se van a detener ahí. El país planea dar otro salto sorprendiendo al mundo con tecnologías de almacenamiento de energía, hidrógeno verde y reducción del coste de las renovables.

En junio de 2021, Marruecos renovó su compromiso climático con la ONU para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 17-18% para 2030. Y parece que los marroquíes lograrán su objetivo.

© 2018-2022 Все права защищены.